3 de mayo de 2013

Luchando por una vida (III)

Hola chicos:

Voy a continuar con la historia, ya queda menos, para conocer el futuro de estos dos personajes, solo disfrutarlo.

------------------------------------------------------------------------------------

~Tras salir del shock que suponía no recordar nada, me relaje e intenté aceptar la realidad, y mi siguiente paso.

~Ella de repente me preguntó:

-Hablando de todo, ¿cómo te llamas? Es que nunca lo has dicho.
-Eh.... Tampoco lo recuerdo.

~De repente se me iluminó la mente y recordé que en mi mochila (pequeña y con forma de bolsa) habían cosas, pero con todo lo ocurrido no me había parado a ver lo que contenía.

~Abrí la mochila habían un par de gafas de sol, un móvil  que por razones que desconozco, no funcionaba, y una cartera. En esta encontré la primera respuesta a mi existencia: había un carnet de identidad, me llamaba Joseph.

-Encontré algo, me llamo Joseph, pero supongo que me puedes llamar Josh. Por cierto, ¿y tu nombre?
-Yo, yo me llamo Kelly.

~Tras esta conversación apareció ante nosotros un chico, vestido totalmente de negro y con la cara tapada. Nosotros nos levantamos del banco con gesto defensivo y este comenzó a hablar:

-Caza al conejo en Long Street. Tenéis 30 minutos. Si no cumplís el objetivo, seréis eliminados del juego.
-Espera, ¿y donde estará el conejo, como lo veremos?.

~Tal como apareció el chico entre nosotros se desvaneció, y Kelly, toda acelerada, me cogió de la mano y salió corriendo por la calle que teníamos a la derecha, porque ella se fijo que estábamos justo al lado de Long Street.

~Llegamos allí, y no había ningun conejo a la vista, solo gente viva. Dimos vueltas y visionamos el panorama que teniamos, 30 minutos para encontrar al dichoso conejo que nos liberaría de este calvario.

~Dimos vueltas y vueltas, hasta que el nerviosismo comenzó a alterarnos:

-¿Dónde esta el conejo de las narices?-comentó Kelly.
-Si lo supiera te lo diría-respondí con aire sarcástico.
-¿Necesitáis ayuda?

~Me gire, y si, estaba refiendose a nosotros, otra persona nos veía.